CAMINO A LA ESCUELA

Camino a la Escuela es una película, o mejor un documental guionizado, que narra las dificultades de cuatro muchachos, en India, Marruecos, Kenia y Argentina, parar poder llegar a su escuela.

Jacskon de doce años y su hermana Salomé de 6 deben recorrer once kilómetros por la sabana keniana, portando agua y madera, además de los libros, para llegar todos los días a su colegio. Jacskon sueña con ser piloto de aviones.
Zahira tiene 12 años, vive en una aldea en las montañas del Atlas marroquí y todas las  semanas debe recorrer 22 kilómetros para llegar al internado que está junto a su colegio.

Carlitos de 11 y su hermana Micaela de 7 viven en una remota estancia en la Patagonia argentina. Todos los días cabalgan 18 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta para poder asistir a sus clases. Carlitos quiere ser veterinario y seguir con el negocio ganadero de la familia. Samuel, 13 años y con discapacidad física, vive en el golfo de Bengala. Su escuela está a cuatro kilómetros de su casa. Gracias al empeño de su madre y al esfuerzo de sus dos hermanos menores, todos los días consiguen llevarlo a la escuela,  arrastrando una rudimentaria silla de ruedas por caminos llenos de lodo y arena.

Todos ellos son héroes infantiles en los que la determinación de sus padres y el esfuerzo personal les permite realizar un derecho tan evidente como negado a miles de niños y niñas, y tan difícil de ejercer en situaciones complejas. Sin embargo y pese a las dificultades, nos encontramos con unos protagonistas convencidos  de que la educación les transformará, les hará acercarse a sus sueños y luchan porque así sea.

Todo está rodado con sencillez y pulcritud, sin aspavientos técnicos ni innovaciones narrativas. Aunque las historias están guionizadas, los chavales no actúan, simplemente hacen frente a las cámaras lo que es un ejercicio de cotidianidad. Hay testimonio y provocación. Nos interpela sobre todo a quienes damos por hecho la normalidad y el ejercicio de un derecho garantizado y de fácil acceso y olvidamos que millones de chicos y chicas no lo tienen ni garantizado ni de acceso fácil.

Conmueve  la profunda humanidad de las cuatro realidades que recoge, llenas de espíritu de superación y de solidaridad, de deseo de crecimiento personal y de aspiraciones sociales, del valor metafórico y real del camino, del proceso como herramienta educativa, del ansia de maduración y desarrollo, y sobre todo la esperanza que trasmite la ambición formativa de los jóvenes en su afán de ejercer el derecho inalienable a su educación.

Emocionan un puñado de escenas por la fuerza vital y el mensaje que trasmiten:  el coraje de los hermanos tirando de la silla de ruedas de Samuel, o la alegría con la que es recibido por sus compañeros en la escuela; la dignidad y orgullo con la que Jackson  iza la bandera al comienzo de las clases; las bendiciones con las que los padres despiden a sus hijos  antes de enfrentar los largos y tortuosos viajes; la ejemplarizante solidaridad que se produce entre las cuatro niñas marroquís…

Camino a la escuela es una de esas obras sencillas e imperfectas que debería ser de obligado visionado en todos los colegios e institutos de España y que el ministerio facilitase una copia a los centros. Es cine amable pero permite la reflexión, el compartir opiniones, visiones y experiencias, para conocer y sensibilizarnos ante otras realidades que por lejanas creemos que no existen.

En su momento, se estrenó en el 2015,  la distribuidora Abordar facilitaba material didáctico y permitía que los centro educativos tuvieran acceso a pases matinales con descuento en los cines. La web No sé si hoy se podrá adquirir o alquilar la obra a precio asequible. Hay un versión doblada en YouTube pero mi recomendación es verla en versión original con subtítulos, pues la traducción rompe la magia de la espontaneidad infantil, los verdaderos protagonistas de esta obra entrañable y llena de esperanza.

BUDA EXPLOTÓ POR VERGÜENZA
(Hana Makhmalbaf, 2007)

Mucho más directa y reivindicativa pero también muy recomendable es Buda explotó por vergüenza que reivindica el derecho a la educación de las niñas en el opresivo Afganistán de los talibanes, así como una denuncia de cómo los adultos reproducimos patrones sobre los niños que aprenden y repiten sin que seamos conscientes de lo que les estamos enseñando. Dura y tierna a la vez, posee diversas lecturas, todas ellas muy pertinentes.   

HOY EMPIEZA TODO
(Bertrand Tavernier, Francia, 1999)

Y no puedo dejar de mencionar  Hoy empieza todo.  Obra comprometida y necesaria de uno de los grandes directores del cine francés,  nos acerca la reflexión sobre la debilidad en la que se asienta el derecho a la educación en nuestras engreídas sociedades ricas cuando se ven agitadas por los vaivenes de las crisis, cuando el propio sistema del liberalismo exacerbado pone el duda las matas sociales alcanzadas y destruye o deteriora derechos siempre en los más débiles. Obra imprescindible y siempre actual.

Para los interesados pueden ampliar la información y encontrar más material en la web http://www.caminoalaescuela.com/

 

admin

This information box about the author only appears if the author has biographical information. Otherwise there is not author box shown. Follow YOOtheme on Twitter or read the blog.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies